La conmemoración histórica de Mastrogiurato

Desde el 1981, la Asociación Cultural “El Mastrogiurato” se ha hecho promotora de la Conmemoración Histórica de la Investidura del Mastrogiurato: una manifestación que se ha firmemente radicado en el corazón de los habitantes de Lanciano y de todo el numerosísimo público que cada año asiste a la ceremonia y a las iniciativas colaterales. Desde el último domingo de agosto, hasta el primer domingo de septiembre, una semana de grandes eventos:  conciertos de música antigua, espectáculos teatrales, teatro de calle, malabaristas, caballeros y combatientes, danzadoras, halconeros, espectáculos sobre zancudas, abanderados, cenas con ambientación medieval,  recorridos heno gastronómicos  y feria medieval,  espectáculos y diversiones para niños,  gran desfile histórico con trajes de la época.

El evento se articula – desde el último domingo de agosto hasta el primer domingo de septiembre - en una semana de iniciativas culturales y de espectáculo e incluye: dos cenas medievales inspiradas a la Panarda (slow food), feria medieval internacional, tabernas, conciertos de música antigua, espectáculos teatrales, teatro de calle, malabaristas, caballeros y combatientes, danzadoras, zancudas, halconeros, abanderados y culmina con el imponente Desfile Histórico del primer domingo de septiembre. En aquel día se celebra la solemne ceremonia de investidura del Mastrogiurato con un cortejo compuesto por más de 700 comparsas en trajes de época - provenientes de muchas ciudades italianas y extranjeras – que se desanuda a lo largo del recorrido transmitido por los históricos.

La conmemoración histórica del Mastrogiurato ha obtenido muchos significativos, reconocimientos: ha sido indicada como “manifestación de interés regional” por la Región Los Abruzos; ha obtenido el Patrocinio del Ministerio de los Bienes y de las Actividades Culturales y del Senado de la República; ha participado a diferentes transmisiones RAI de las cuales algunas en la RAI Internacional y en Mediaset. Particularmente agradables han sido las invitaciones a manifestaciones italianas (Roma, Milán, Modena etc.) y al extranjero: Nueva York en ocasión del Columbus Day (Día de Colón, 1996 y 2007), Washington, Baltimora, Silver Spring (USA), Visegràd, Budapest, Pécs y Kecskemét (Hungría), París (Salón Mundial del Turismo) y Cordes Sur Ciel (Francia), Sighisoara (Rumanía), Szydlow (Polonia), el Castillo de Predijama (Eslovenia), Riedenburg, Bad Bodenteich y Dornum (Alemania), Cortegana (España),  etc.

La conmemoración histórica, afiliada a la F.I.G.S. – Federación Italiana Juegos Históricos y a la Confederación Europea Conmemoraciones Históricas, colabora desde hace tiempo con Escuelas de cada orden y grado e Instituciones con la finalidad de favorecer la profundización del estudio histórico, con particular atención, obviamente, a la historia medieval. Colabora, además, con Entidades y Organizaciones que tienen la finalidad de favorecer el desarrollo turístico y el conocimiento de los productos típicos del territorio a través de actividades divulgativas en ocasión de eventos culturales.

combattente visegrad 1
corteo storico 6
panarda 1
sbandieratori e musici di lanciano

Lanciano, las Ferias, el Mastrogiurato

Lanciano, ciudad conocida desde la época romana, ha siempre sabido acrecentar su propia centralidad en el área frentana transformándose en el punto de referencia esencial de un amplio territorio.

En el gran mosaico de la Italia medieval ha sabido luego, gracias a su envidiable posición geográfica (articulación de importantes “tratturi” (senderos) norte/sur y este/oeste) un papel primario en el ámbito de las actividades comerciales, proponiéndose como lugar privilegiado para las ferias frecuentadas - dos veces por año (a mayo y septiembre) – por mercantes provenientes de toda Europa continental y por muchas naciones mediterráneas. El notable crecimiento de importancia de las ferias, indujo a Carlos II De Angió, así como había hecho e hizo para otras ciudades del Reino de Nápoles, a instituir en 1304 la figura del Mastrogiurato. La ciudad en efecto, necesitaba unificar los poderes de juicio y aquellos operativos en las manos de un representante que los pudiese administrar de manera firme y capaz durante las fieras.

Durante todo el periodo de la feria, él con su escolta, era el único que podía dar vueltas armado y que tenía el poder de arrestar inmediatamente cualquiera que tratara de fastidiar sus huéspedes. Entre sus tareas principales recordamos: las de bienvenida de los huéspedes, la del control riguroso de pesos y medidas y la administración de la justicia civil y penal. La fastuosa ceremonia de nombramiento tenía lugar de la siguiente manera: el Mastrogiurato escogido, vestido como se convenía a un personaje de su rango y acompañado de su escolta armada, entraba en el Palacio del Municipio donde le esperaban los representantes de la ciudad, el Regio Gobernador y el Capitán de la guarnición, allí recibía después de haber prestado juramento de lealtad, las insignias  de la Ciudad y los poderes que se le otorgaban. Los Estandartes reales y aquellos de la Ciudad eran llevados al Prado de la Feria, donde se izaban en su presencia y el Mastrogiurato, después de la lectura del “Bando” y de las normas que regulaban la Feria, declaraba la apertura oficial.

En el periodo de máximo esplendor de las ferias de Lanciano, dado que los caminos de acceso a la ciudad eran pocos e inseguros y los medios de transporte para las mercancías eran lentos, para contrastar el bandidaje se intervino instituyendo verdaderas escoltas armadas a lo largo de los principales recorridos que, desde el puerto de Ortona antes y de San Vito después, garantizaban la incolumidad de cuantos deseaban alcanzar Lanciano.

La ciudad de Lanciano se dotó también de escoltas marítimas para que patrullaran el mar Adriático  y protegieran a los mercantes que llegaban y salían contra las incursiones sarracenas.